martes, 14 de junio de 2016

ANETO 3404m.

CON ESQUÍS DESDE LA BESURTA. 11/06/2016


Ayer viajamos hasta el Campo base (Campo clima ideal) Daniel, Nacho,Víctor y yo para coronar el Aneto, techo del Pirineo y zona de quedada para todo montañero; el domingo iremos a coronar el Pico del Alba.
Nos levantamos a las 06:30 am y cogemos fuerzas con un buen desayuno; el cielo está nuboso, anoche debió de nevar en cotas altas. 
 Llegamos a la Besurta donde encontramos aparcamiento fácilmente (¡qué suerte!), parece que hoy cerraremos la cima, todo el mundo debe de haber partido hace horas.
Con los esquís en la mochila y las botas de esquí calzadas comenzamos a subir hacia La Renclusa; ¡cómo pesa el "bulto" de la espalda!, enseguida sudamos. Una vez pasado el refugio seguimos porteando y subimos "todo tieso" hacia la nieve desviándonos a la izquierda. 

                                                               La Renclusa se queda atrás

Nos calzamos esquís y cuchillas a 2300m; seguimos subiendo y nos adentramos en el camino que llega al Portillón Superior. Mientras tanto, divisamos a lo lejos a varios grupos que bajan saltando por la nieve y deslizando con el culo pendiente abajo (todo un espectáculo) y otros que suben con más "tranquilidad". Enseguida llegamos a cruzar el glaciar desviándonos hacia la izquierda y dejando a la derecha y arriba el pluviómetro (IMPORTANTE). 

                                                         ¿Si me caigo hasta dónde llego?

Nos quitamos los esquís para pasar el portillón, a lo lejos divisamos el largo y blanco glaciar en el que parece haber una procesión de semana santa que poco a poco desaparece en la niebla. Con cuidado descendemos y seguimos caminando los casi más de tres kilómetros que nos separan de la cima. 


Por ahora tan sólo hemos visto a un esquiador que bajaba del Pico Coronas. Las vistas son impresionantes a pesar de la nubosidad del día, la nieve escasea en los valles; bienvenida seas primavera. 

Enseguida nos plantamos en el Collado de Coronas; Daniel y yo decidimos asomarnos pero sólo se ve un abismo inundado de niebla. 
Seguimos la huella de los "andarines", fuera de ella nos hundimos hasta las rodillas y resbalamos; de pronto tras la última pala inclinada alzo la mirada y diviso el temido Paso de Mahoma. Quitamos esquís y comenzamos a cruzar el paso; ya había estado dos veces en la cima del Aneto, pero esta vez es diferente, parece que nunca hubiese estado allí ya que se me hizo algo apurada la llegada a la cima. Daniel se sabe cada paso de memoria y me guía (un pie aquí, la mano allá..) mientras tanto Nacho me tiende la mano en cualquier momento que me siente insegura; la verdad, es que yendo con gente experimentada como ellos no me siento en peligro en ningún momento.; me siento afortunada.

                                                                   ¡Ya llegamos!

En cuestión de minutos llegamos al techo del Pirineo, me subo a la cruz y hacemos el "Paripé"; no se ve nada, la niebla se vuelve cada vez más espesa y el viento sopla del Sur con furia. 
Volvemos hacia los esquís y mientras picoteamos algo discutimos el lugar por donde bajar... Podríamos bajar por el Portillón inferior, la esquiada sería algo menos disfrutona pero llegaríamos antes al coche y con menos porteo... pero... por otro lado la esquiada  hacia Barrans es directa y más espectacular; lo malo es que el porteo de vuelta sería larguísimo y ya casi no queda nieve para apurar... 

                                                                  Equipo al completo

Ya con los esquís puestos nos decidimos a bajar por el Portillón inferior hasta que Daniel se pone hablar con otro montañero que nos anima a bajar por el otro lado... ¡Que sea lo que Dios quiera! Bajamos por Barrans y Aigualluts y castigaremos a nuestras espaldas atravesando los pedruscos del valle. 
                                                            ¿Qué lado es mejor para caer?...

En cuestión de minutos hemos consumido las palas esquiables; aullamos de felicidad hasta que vemos que nos acercamos a una zona de pedruscos ya sin nieve... Aquí termina nuestra esquiada, en Barrans. Aflojamos las botas y cargamos los esquís; el cielo todavía se oscurece más y Aneto queda olvidado en las alturas.

                                                                        " ¡Yujuuuu!"

Como ya habíamos previsto, la vuelta sería larga y pesada; pero enseguida cruzamos el "puente" de Aigualluts que nos evita tener que mojarnos lo pies. Seguimos la senda en dirección a la Besurta y bajo la atenta mirada del Salvaguardia y La Mina llegamos a lo que ha sido nuestro punto de partida. Felices y contentos hacemos el mítico picnic y volvemos a Campo. Decimos adiós a Nacho y Víctor y planeamos nuestra ascensión al Pico del Alba para mañana. 


                                                                         
                                                            Se acabó lo que se daba...

                                                                    "El puente"

                                                           Cascada de Aigualluts







No hay comentarios:

Publicar un comentario